5.4.10



05/04/10
Sí, esto parece la semana animada, pero parece ser que han coincidido varias películas de animación infantil. Oh.
Y es curioso porque en general he visto casi todas las películas de Disney y hago lo posible por verlas cuando salen. Por extrañas coincidencias, "Ratatouille" se me pasó por completo en su momento y luego ya no la vi, hasta agarré la posición de 'no quiero ver películas de ratas' cuando en realidad no tengo nada contra las películas de ratas. Oh.
Hasta que Ian dijo no más, que no podía considerar a "Wall-e" mi película favorita de Pixar sin haber visto antes su favorita.



"I think it's apparent that I need to rethink my life a little bit. What's my problem? First of all, I'm a rat. Which means, life is hard"

Creo que una de las ideas que primero le vienen a la mente a uno al pensar en "Ratatouille" es: ¿por qué una rata? Y es curioso que varios amigos míos, especialmente los que se manejan frecuentemente en cocinas, encontraron ese detalle bastante terrible. Yo diría que porque las ratas son la antítesis de las cocinas, y de los chefs que deberían, en teoría, ser increíblemente higiénicos porque tienen nuestra comida, literalmente, en nuestras manos. De tal modo, Remy, nuestro héroe-rata, tiene una misión individual bastante improbable. No diré que imposible porque, oh, es Disney, todos conocemos el final.

Bueno, sí, probablemente todos sepan también la trama. Remy es una rata con grandes ambiciones gastronómicas que se siente traicionada por su naturaleza de devoradores de basura y trata de buscar su camino en la vida. En París, claro, donde a nadie le molestaría buscar su camino en la vida. Y cuando todo parecía que podría ser demasiado complicado, termina en una cocina y, aún más, escondido detrás de la figura de Linguini, un asistente de cocina que sueña con ser un gran chef pero es completamente inútil para ello. Gran combinación, y ahora sólo tendrán que mantener su dinámica secreta sin que todos sospechen de que hay algo muy extraño detrás de todo ello.

Debo decir que la primera impresión que me dio "Ratatouille" es la de ser una película increíblemente cuidada. No digo que las de Pixar no suelan serlo, pero creo que hubo un verdadero esfuerzo porque absolutamente todo quedara de lo más detallado. La recreación de París, la ciudad, casi como un personaje más, de la vida parisiense, toda la ambientación de una cocina de alta calidad, las recetas, la complejidad del sueño utópico de Remy. Todo está perfectamente pensado y reproducido, de tal modo que la trama no se sostenga sólo en un personaje o una situación, sino en toda la reconstrucción de la misma.
Y eso que debo decir que quizá Remy no sea, ni de cerca, uno de los personajes más carismáticos de Disney o Pixar, pero lo cierto es que el modo en que va guiando la trama de un modo tan entretenido, hacen que esto sea lo de menos.

Debo decir que una de las mejores cosas para mí fue el hecho de que casi todos los personajes están mentalmente trastornados, o al menos lo parecen. Bueno, Linguini obviamente parece esquizofrénico casi toda la película, y el propio Remy dialoga con el fantasma de Gusteau, quien está de lo más conciente que sólo está en la mente de la rata. Skinner parece un paranoico explosivo con delirio de persecución que inventa complots relacionados con ratas que cocinan. Colette está a un paso de ser bipolar, y en general todos los demás asistentes de cocina son bastante obsesivos-compulsivos. Y Anton Ego, uno de los mejores personajes que jamás se haya visto en una película animada, es ególatra, esquizoide y patológicamente perfeccionista.

Y, bueno, aunque quizá no cambie el hecho de que "Wall-e" sigue siendo mi película favorita de Pixar, y que quizá de manera individual no tenga algún mérito absoluto, debo decir que es una grandísima película y que tiene, oficialmente, mi escena favorita de todas las películas de Disney.
Supongo que ya todos la habrán visto pero, por si acaso, aquí viene el spoiler. Oh. El momento en que, hacia el final, Anton Ego va a probar una vez más la comida del restaurante y pide "lo que el chef quiera servirme" y se encuentra con que Remy se atrevió a mandarle un sencillo plato de ratatouille (que pasa por ser una comida bastante sin chiste en la dieta francesa) parece convencido de su triunfo (reseñístico, acaso). El momento en que se lleva el primer bocado a la boca, todo a su alrededor se detiene y abruptamente el sabor lo devuelve vertiginosamente a su infancia.
La noción, bastante cierta, de que el mejor platillo es aquel que nos recuerda a lo que nos preparaban en casa, me pareció increíblemente bella. Y representada de un modo magnífico en el momento en que Anton se revela no como un villano sino como un antagonista incidental que se transforma a través de la trama. Una idea bellísima en una escena perfectamente simple.

Además, los extras del dvd son grandiosos. Desde el documental ficticio en que Remy y su hermano son explican por qué las ratas son geniales, o por qué no fueron ellas quienes transmitieron la peste negra. Y cantan una adorable canción de 'las ratas son geniales' que incluye frases fantásticas como que las ratas aman las películas de Truffaut. Hasta el detrás de cámaras en que el equipo de animadores explican el trabajo que no se vio detrás de las escenas de la película. Como entrenar con expertos en cocina para saber cómo representar cada movimiento y preparación, hasta practicar mojando ratas y chefs para reproducir exactamente el modo en que lucen sus pelajes o atuendos. Curioso.


Una gran película que ahora me arrepiento de no haber disfrutado en pantalla grande. Pero más vale tarde que nunca, ahora se incluye en mi top personal de Disney.

¿Escena favorita de una película de Disney?




0 guiños:

Publicar un comentario