4.5.11


04/05/11
Bueno, el título es toda una declaración de intereses, tanto si lo vemos en japonés porque se ve larguísimo o en su traducción: "Fireworks, should we see it from the side or the bottom?". Es una de las primeras películas de Shunji Iwai, cuando dirigía para la televisión, y decidí verla un día en que me sentí en deuda con su filmografía.



"When you see fireworks from the side, are they round or flat?"
En un colegio de una pequeña población japonesa los niños se preparan para las vacaciones de medio curso, además de que dicha noche tiene lugar un festival del lugar donde hay un espectáculo de fuegos artificiales. El constante debate entre si los fuegos artificiales se ven planos desde diferente perspectiva guiará a un grupo de niños a proponerse una pequeña expedición. Pero dentro del grupo seguimos en realidad a dos de los niños, aparentemente enamorados de la misma compañera de curso, y que tendrán su respectiva oportunidad de encontrarse con ella para aquella noche.

Iwai propone en la película un punto de separación a dos finales diferentes, al modo en que unos años después "Corre, Lola, corre" presentaría toda su narrativa. Después de la introducción a la situación general, hay un momento en que dos de los chicos se juegan una carrera en la piscina del colegio y al salir el ganador la niña en que ambos están interesados le pedirá que la acompañe al festival. Tras presenciar el primer resultado, la historia regresará a ese mismo punto para proponer el resultado alternativo, si hubiese sido el otro niño quien ganase la carrera y cómo hubiese cambiado la historia en tal sentido.

No puedo hablar de manera demasiado general dado que he visto muy poco del cine de Shunji Iwai, pero la sensación que me deja al pensar en sus otras películas es que reflexiona constantemente sobre el momento de 'revelación' que tiene lugar entre la infancia, la pubertad y la adolescencia (y que pueden ser diferentes momentos dependiendo la edad) que podría llamarse fácilmente 'de maduración' pero en realidad puede manejarse como una epifanía aislada. Para mí esta 'madurez' es más bien un proceso de darse cuenta, de abrir los ojos hacia el mundo que hasta entonces les resultaba imposible de comprender dada la inocencia o pureza o ingenuidad con que se miraba.
La situación en este caso es mucho más simple que lo que podría presentar posteriormente "All about Lily Chou-Chou" (donde la revelación y la transformación interior es eminentemente dolorosa), y representa más bien el modo en que en el universo infantil se comienzan a introducir ciertos elementos que eventualmente lo llevarán a convertirse en otra cosa, a terminar. Lo que va desde el interés primero por una chica, las primeras complicaciones en las relaciones con los amigos, y en las realidades de los hogares ajenos como un mundo perturbable. También el choque que sucede cuando las particularidades de otra personaje comienzan a repercutir en la vida de uno, que es básicamente lo que sucede con la presencia de la chica en cuestión.
La película lo presenta de un modo natural, incluso elementos que fácilmente podrían haberse inclinado al melodrama cobran un tinte de 'así es la vida' que al final consigue darle un mejor toque a la obra completa. El juego de las posibilidades podría sin duda haber sido más complejo y retórico pero se utiliza sólo en virtud de darle una dimensión más amplia a los sucesos, de modo que no hay una sola situación, una sola decisión o un presente irreparable e inamovible. La película termina diciéndonos "pudo ser esto pero pudo también ser aquello" en un punto en que quizás ambos finales no distaban demasiado el uno del otro.

De resto es una película bastante simple y dura apenas 50 minutos, claramente fue hecha sin grandes pretensiones y creo que precisamente se puede disfrutar más por ello.
Ahora tengo que seguirle con Iwai que todavía me falta mucho de su filmografía.




¿Película favorita que involucre fuegos artificiales?
Categories: , ,

0 guiños:

Publicar un comentario